En esta fecha muere el abogado, economista, periodista y propulsor de la educación pública y popular en Argentina y el creador de nuestra bandera nacional, tarea ésta que la educación en las escuelas primarias se encargó de resaltar como la más representativa. Sin embargo, Belgrano también ocupó el cargo de secretario del Consulado, lugar desde donde impulsó e investigó la práctica de oficios y la conformación de una industria nacional, en contraposición a las posturas económicas de carácter importador que desalentaban cualquier empresa nacional. Estuvo a cargo de la Expedición al Paraguay en 1.812, el Éxodo del pueblo jujeño y las victorias de las batallas de Tucumán y Salta. Estos triunfos le significaron el otorgamiento por parte de la Asamblea del Año XIII de la suma de 40.000 pesos oro. Con ese dinero podría haber comprado tierras, ejecutado inversiones o bien haberlo despilfarrado en placeres o subsistencia, pero no; Belgrano donó ese dinero al Estado bajo la directiva de que con ese monto se construyeran escuelas en Tarija, Jujuy, Santiago del Estero y Tucumán, pero los sucesivos gobiernos destinaron ese dinero a otros emprendimientos.
Fue uno de los hombres dedicados a la conformación de la Patria y el sentimiento de Nación indispensables para cualquier pueblo que pretenda regularse y declararse libre de cualquier dominio extranjero.
Las condiciones en que murió Belgrano estuvieron alejadas de lo que podría haberse imaginado para una persona que dio tanto por el pueblo y por aquella Revolución de Mayo que nos condujo a ser independientes. La pobreza y el olvido fueron el escenario donde se desarrolló la trágica escena de Belgrano muriendo, ni más ni menos.
El 20 de Junio queda así como fecha histórica destinada al creador de nuestro símbolo identitario, la celeste y blanca Bandera Nacional Argentina.

Fuente: Sobre Tablas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *