El Hospital Regional de la Perla del Sur es el primero en brindar este tratamiento a los infectados con síntomas leves y patologías respiratorias. 

El Hospital Regional de Concepción se convirtió en el primer nosocomio público en poner en marcha este tratamiento que ya se utiliza en otras provincias de Argentina, con resultados muy satisfactorios.

Su director, Rodolfo Cecanti, contó en Radio Bicentenario en qué se basa esta nueva opción para los pacientes que contrajeron el virus y cómo son los protocolos para su aplicación, que sólo pueden ser llevado a cabo en instituciones públicas y privadas de la provincia.

“Estuvimos haciendo los papeles. La Provincia adhirió a un protocolo de ibuprofeno sódico de Córdoba. Hay un laboratorio de esa provincia que tiene la experiencia, la bibliografía y nosotros adherimos a un protocolo de uso compasivo”, comenzó explicando el médico, sobre los pasos para aplicar el tratamiento.

Al igual que en el uso del Plasma que se usa en Tucumán hace algunos meses, se necesita un consentimiento firmado por él mismo o por algún familiar bajo firma y DNI, para que el equipo de salud pueda aplicarlo.

Cecanti señalo que, “hace prácticamente 48 horas que comenzamos a utilizar este protocolo con pocos pacientes ya que estamos terminando algunos aspectos técnicos. El día martes recibimos el material de trabajo, que son ocho cascos donde se coloca al paciente para poder nebulizarlo y las ampollas contienen una solución de ibuprofeno”. El director del nosocomio, dio detalles sobre el procedimiento que únicamente puede ser llevado a cabo en hospitales y sanatorios de la provincia y que se basa en una ampolla de ibuprofenato sódico que se aplica cada ocho horas, en una sala especialmente habilitada para esto con el fin de evitar la aerosolización, bajo un estricto protocolo técnico y sanitario para evitar posibles contagios.

“Se aplica con una máscara especial que va fijada al tórax del paciente. Esto lleva una manguera que conectada a un filtro de atrapamiento bacteriano. Esto es porque el nebulizador produce aerosoles, entonces, para que esto no se disemine y contagie al personal, van en una bomba de vacío negativa que al pasar por el filtro se elimina del ambiente donde se utiliza”, aclara el médico, que se reincorporó a su cargo tras estar 21 días aislado por haber contraído el virus.

Fuente: ComunicaciónTucumán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *