River Plate buscó en el estadio de Independiente un triunfo ante la Liga Universitaria de Quito que le asegurara el primer puesto del Grupo D de la Copa Libertadores, en la sexta y última fecha de la fase de grupos.

Y lo consiguió por 3-0, con tantos en el complemento de Rafael Borré, Julián Alvarez y el ingresado Jorge Carrascal, por lo que quedó en la cima con 13 puntos y relegó a su rival. La única vez que el conjunto ecuatoriano, que jugó un buen primer tiempo, ganó en la Argentina fue en 2008 ante Arsenal en Sarandí. En contrapartida, hace dos años que los de Marcelo Gallardo no pierden de local en el máximo torneo continental.

En la previa, Gallardo había considerado que el duelo ante la LDU iba a ser muy complicado: “Nos vamos a encontrar con un equipo que viene con más rodaje que el nuestro. Será un partido duro”. Vaya si lo fue.

Con Enzo Pérez caminando por la cornisa por tener dos amarillas, de entrada un choque entre Nacho Fernández y Muñoz dejó sentido en la rodilla al volante local, que a partir de entonces jugó condicionado por el dolor y en el entretiempo debió ser reemplazado.

El equipo ecuatoriano -que llegó a Avellaneda como líder de la zona- se mostró firme en la marca y bastante ambicioso a la hora de atacar. Tuvo por lo menos cuatro chances claras, pero respondió bien Armani, y en la más clara el delantero Julio definió arriba.

River no llegaba tanto porque sus ataques se diluían antes de llegar al área defendida por el capitán Gabbarini, uno de los tres argentinos del plantel ecuatoriano junto a Piovi y Villarreal, ambos de gran trabajo en la quita y distribución del balón en los primeros 45 minutos.

Pese a que no tuvo gran juego, en el equipo de Gallardo tuvieron sus chances Suárez, cuyo disparo rozó el travesaño, y Borré, que giró bien pero su remate se fue arriba.

Cerca del descanso, LDU se perdió otra oportunidad inmejorable en los pies de Quintero, tras una gran jugada del equipo visitante.

Con Sosa en cancha en reemplazo del lesionado Fernández, River levantó su nivel en el complemento y abrió la cuenta tras un corner y una salida fallida de Gabbarini que dejó a Borré solo debajo del arco para mandarla adentro.

Liga de Quito, ordenado y aguerrido en la primera etapa, en desventaja se derrumbó. El chico Sosa entró con buen pie y exigió a Gabbarini. El local era una tromba y enseguida el palo le negó el segundo al equipo de Gallardo, que finalmente llegó tras una gran definición de su goleador Alvarez. Sobre el cierre, el ingresado Carrascal selló el 3-0 definitivo.

Si bien no debe descuidar su última línea, el afilado River fue un justo vencedor. Por cuarta vez en las seis ediciones disputadas durante el ciclo del Muñeco Gallardo, el Millonario se adjudicó su grupo, beneficio que redundará en el cuadro de los octavos de final que serán sorteados este viernes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *