Tiene 50 años y ha construido casi toda su casa con sus propias manos con botellas como ladrillos y meses de sacrificio: hace poco se cayó del andamio, ya se recuperó, pero le falta el último paso. La sospecha que la atormenta.



Marcada por el apellido, Susy Guerrero no conoce de reposos y cual María Landó solo trabaja: se calza las zapatillas de lona, el jogging y la ropa que se puede enchastrar, sube a un andamio improvisado, sujeta con una mano un balde de cemento y con la otra mete la cuchara para revocar la última pared de su casa.

Es la casa que Susy ha comenzado a construir hace años con sus propias manos: cuando solamente tenía el terreno y las ganas para salir a buscar botellas vacías de tres litros, arena, porlan, cemento y, bajo frío o calor, comenzó a levantar su casa ecológica: “En su momento, la nota que me hizo ‘el tucumano’ me sirvió de mucha ayuda para empezar a terminar mi casa y acercarme cada vez más al sueño. El Pulguita Rodríguez la leyó y me donó dinero para comprar materiales”.

Pero durante la nota, señala Susy, también contó que el IFE fue fundamental para comprar materiales. “Ese comentario se interpretó políticamente y aquí en Concepción se sabe que soy peronista hasta las venas. Pienso que por ser de otro partido político no me ayudan”.
Lo que ha necesitado y no ha obtenido Susy del municipio del intendente Roberto Sánchez (Cambiemos) es lo siguiente: “Pedí por una nota la ayuda de dos empleados municipales. Dos hombres que me ayuden a poner el techo. Tengo una chapa, pero sola no puedo, no llego. Ya me caí del andamio que hice, ha sido un golpe, sentía que me desmayaba. Me falta una filita más. Desde el minuto cero vengo pidiendo ayuda, me niegan gente, se me complica mucho así”,

“Tengo 50 años, soy mujer, pero no es por eso que pido ayuda: hay cosas que no sé como hacer aberturas o colocar el techo. Son detalles y me cobran 4 mil pesos que no los tengo. Estoy desempleada y ofrecí en la nota a la Municipalidad mis servicios a cambio de que ayudaran a terminar mi casa, pero no hay caso”, explica.

“Con respecto a la cuestión política, aclaro que jamás tuve ningún cargo político. Desde niña escuchaba a mi madre contarme leyenda sobre el General Perón. Me corre el peronismo por las venas, ¿pero qué tiene eso que ver con que no puedan ayudarme? Siempre me ignoró el municipio: quizás esté equivocada, pero creo tendría que estar orgullosa de una mujer como yo que hizo su casa con sus propias manos y ofrece capacitación a otros vecinos para hacer su propia casa con sus manos”.

“Me está haciendo falta hace una sola chapa: tengo los tirantes, las puertas, las ventanas, una chapa y el cemento para hacer el contrapiso porque la tierra te come todo. La realidad es que gracias al IFE pude comprar la luz, las cosas para el caño. Escucho comentarios sobre el cuarto IFE. Ojalá Dios quiera podamos cobrarlo para terminar con todo lo que haga y poner en marcha mi sueño: hacer ladrillos antihumedad. Cuesta 15 mil pesos el molde”.

Susy deja el diálogo con el diario ‘el tucumano’ antes de que oscurezca: quiere seguir revocando y aprovechar el sol con las amenazas de lluvia que se anuncian para esta madrugada. “Yo hice una nota que presenté en la Municipalidad para dar un taller pero nunca tuve respuesta. Necesito dos hombres. Las cosas del baño son las más delicadas: no sé afilar, no puedo plomear, me cuesta muchísimo. De verdad”.

Fuente: eltucumano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *