Quimsa venció todo pronóstico frente a Flamengo de Brasil y se consagró campeón. Clave para esta página de oro para el básquet santiagueño fue el estadounidense Brandon Robinson, autor de 26 puntos en la definición.

“Nos quedamos siete meses con las ganas, juntando más y más. Nunca tuvimos miedo a perder pese a que no nos daban como favoritos. Sabíamos que haciendo las cosas bien teníamos posibilidades y acá está el resultado”. Con mucha emoción y conteniendo las lágrimas, el DT Sebastián González resumió a la perfección el sentir de no sólo Quimsa, sino de todo Santiago del Estero, que logró el título más importante de su historia al imponerse a Flamengo de Brasil, en final única de la Champions Americas disputada en Uruguay, por 92-86.

Los santiagueños sorprendieron y sumaron su copa más valiosa.

Si bien el título es de todo el grupo, vale resaltar lo que hizo el estadounidense Brandon Robinson, figura absoluta de la definición: el escolta de 31 años cargó con la responsabilidad en los minutos finales y respondió a lo grande con 26 puntos, con 60% de cancha (3-6 en triples). La muy buena planilla la completó con 5 rebotes y 2 asistencias. Su compatriota Diamon Simpson fue el segundo máximo anotador del campeón, que cerró con 17 puntos.

En el primer cuarto se vio lo mejor del equipo santiagueño, que se adelantó rápido por 27-19 y sacó una buena diferencia. Mantuvo la ventaja en el segundo, pero se derrumbó en el tercer capítulo:apenas 13 tantos para entrar al período decisivo cinco abajo (63-68). Sobre el cierre, triples de Pablo Gramajo y Robinson le dieron la tranquilidad para encarar las últimas posesiones.

El trofeo y el ticket para la Copa Intercontinental se fueron para Santiago del Estero, donde no habrá siesta que se salve de la fiesta.

Fuente: Olé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *