Memorable. En piso seco, en piso mojado. Partiendo desde la pole o desde el sexto lugar, como este domingo en Estambul, en la pista resbaladiza por el asfalto nuevo y encima con lluvia. ¡Glorioso Lewis Hamilton! Que no sólo dio otro paso para ser el mejor de todos los tiempos en la Fórmula 1, sino que además lo concretó ganando la carrera. El británico, con Mercedes, se impuso en el Gran Premio de Turquía, logrando su victoria 94, y se consagró heptacampeón de la categoría, igualando la marca del alemán Michael Schumacher.

Hamilton llegó a los 307 puntos, con 10 carreras ganadas sobre 14 en lo que va de la temporada y cuando restan sólo tres competencias. Su compañero de equipo, el finlandés Valtteri Bottas, tuvo una carrera complicada desde la primera curva y nada pudo hacer para comprometer la coronación de Hamilton, que llegó a ser sexto en los primeros giros, trepó hasta la punta en la vuelta 38 (del total de 58) y empezó a festejar un nuevo título, mientras Bottas quedaba invariablemente fuera de los 10 primeros. Terminó 14°.

Desde el comienzo, la carrera fue dominada por el canadiense Lance Stroll (Racing Point), quien marcó la pole position, hasta que debió cambiar neumáticos por segunda vez, al igual que su compañero Sergio Pérez, y ello posibilitó el salto de Hamilton a la punta en el giro 38, en otra gran actuación. Tan crack es Hamilton, en su combinación con el auto perfecto, que hasta fue sacando diferencias demoledoras en esas últimas 20 vueltas y tenía chances de hacer un pit-stop para seguridad por las gomas, pero evitó correr riesgos e imprevistos que pudieran darse en esa hipotética detención.

La carrera tuvo un incidente determinante en la largada. Al llegar a la primera curva, Esteban Ocon (Renault) se tocó con su compañero Daniel Ricciardo junto delante de Valtteri Bottas, que sorprendido por la acción, y bajo la lluvia, no pudo evitar el trompo. Así, quedó penúltimo, mientras que Hamilton se ubicaba 3°. Y aunque el británico luego cediera dos lugares con Sebastián Vettel (Ferrari) y Max Verstappen (Red Bull), estaba más que cómodo en su lucha por el campeonato.

Fuente: La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *