Racing no logra despertarse de su pesadilla en esta Copa de la Liga Profesional en la que este sábado perdió con Arsenal por 2 a 0 en Avellaneda para acumular su tercera derrota en la misma cantidad de partidos disputados para ser, junto con Godoy Cruz y Patronato, los únicos equipos que aún no sumaron unidades.

El equipo dirigido por Sebastián Beccacece es el boxeador grogui que no puede salir del rincón donde el rival lo tiene acorralado porque los golpes acumulados ni siquiera le permiten darse cuenta dónde está parado y, como si fuera poco, sabe que en breve tendrá que dar la pelea estelar cuando el próximo 24 de noviembre tenga que jugar el partido de ida de octavos de final de la Copa Libertadores ante Flamengo de Brasil.

Hoy, en otra de las peleas de fondo, volvió a besar la lona. Perdía desde los 3 minutos de juego, cuando Arsenal lo dejó en ridículo con una jugada preparada que salió a la perfección. Jesús Soraire ejecutó un tiro libre direccionado hacia la cercanía de Emiliano Papa, éste envió un centro al área y Lucas Albertengo definió de primera cuando todo Racing apenas miraba.

Intentó el local, que tenía entre los 11 a Lisandro López, el capitán que no terminaría el partido en cancha por ser expulsado, ni siquiera pudo tirar de la experiencia del emblema. Intentó con empuje pero sin método. Con los impulsos de Héctor Fértoli pero solo no podía, y con un cabezazo de Carlos Alcaráz que sacó de manera brillante el arquero Maximiliano Gagliardi.
Los de Rondina, una mexcla de chicos de inferiores, otros que llegaron de clubes del ascenso y un puñado de los de experiencia, le asestó en el final de esa primera parte el segundo golpe de KO con una guapeada de Jhonatan Candia, quien se decidió a entrar con pelota dominada por el medio de la defensa del local y definió a placer ante la salida de Gabriel Arias para sentenciar el 0-2.
Arsenal se va de Avellaneda con un gran triunfo que lo deja como escolta de Atlético Tucumán en la Zona 1, con cuatro unidades frente a Unión. Racing, que no defiende ni ataca, se quedó en cero otra vez. Leonel Miranda, jugador del local que habló tras el partido, fue contundente por demás: “Volvimos a entrar dormidos, no nos queda otra que comer mierda”.

Es que Racing sufrió goles antes de los cinco minutos de juego en los tres partidos que disputó por el campeonato local, frente a Atlético Tucumán, Unión y ahora con Arsenal. Desatenciones que pagó caro, carísimo.

La derrota dejó a los de Beccacece en una muy delicada situación en la Copa de la Liga porque sus opciones de que clasificarse a la Fase Campeón quedaron reducidas casi por completo. Por si fuera poco, a los 47 del segundo tiempo, Lisando López vio la roja por un codo con marca registrada de pura impotencia contra un rival. Racing no puede salir del rincón. Madura el KO.

Fuente: TN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *