El anuncio de Merino tuvo lugar apenas minutos después del ultimátum que le dio el Congreso para presentar la renuncia

La decisión de Manuel Merino llega tras la dimisión de más de la mitad del gabinete de ministros y una ola de reclamos para que renuncie al cargo luego de una noche de manifestaciones que dejó al menos dos muertos y centenares de heridos.

Las víctimas, las primeras desde el inicio de las protestas tras la destitución el lunes pasado del presidente Martín Vizcarra por denuncias de corrupción, habían participado en la manifestación de anoche que terminó en choques con la policía en el cetro de Lima, según fuentes médicas y sus familiares.

Tras las muertes, al menos 11 de los 18 ministros anunciaron de forma separada -algunos por Twitter- su renuncia al gabinete, entre ellos los encargados de las carteras de Justicia, Interior, Comercio Exterior y Energía y Minas.

El anuncio de Merino tuvo lugar apenas minutos después del ultimátum que le dio el Congreso para presentar la renuncia. El titular de la Cámara, Luis Valdéz, dijo en conferencia de prensa que de lo contrario se iniciaría un proceso de censura.

Además de exigir la renuncia, el Congreso debate los posibles candidatos para asumir la nueva Junta Directa del Congreso y la presidencia. En la lista figuran varios integrantes del centrista Partido Morado, que el lunes votó en contra de la vacancia de Vizcarra. En ese sentido, el escritor y analista político Mario Vargas Llosa propuso al congresista Gino Costa como figura idónea para el período de transición. También se habla de su compañera de bancada Carolina Lizárraga, aunque le juega en contra el ser militante y precandidata a la presidencia, mientras el perfil propuesto es el de un independiente que no tenga aspiraciones al Ejecutivo. De todas formas, recibiría el apoyo de otros movimientos como el Frepap, Frente Amplio, Fuerza Popular y Alianza Para el Progreso, mas no el de su propia agrupación.

La protesta del sábado que se había concentrado en la céntrica Plaza San Martín de Lima era pacífica, pero en la noche a unas cuadras algunos manifestantes encapuchados que buscaban ingresar a una avenida en el centro de Lima que conduce al Congreso comenzaron a lanzar piedras y bombardas contra una barrera de la policía, que lanzó bombas lacrimógenas.

Perú, el segundo mayor productor mundial de cobre y que atraviesa una profunda crisis económica por la pandemia de coronavirus, ha transitado por constantes escándalos de corrupción que han llevado a tres expresidentes a prisión preventiva y otro al suicido en las últimas dos décadas.

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *