Una profesional de la salud que se sintió acosada por un paciente, confirmó el temor que le infundió el caso Paola Tacacho de la peor manera cuando el sujeto al que denunció en la Justicia violó la perimetral que se le impuso en menos de una hora.

La mujer, identificada sólo como M., comenzó a inquietarse meses atrás cuando su acosador empezó a mandarle mensajes que nada tenían que ver con la práctica profesional.

Uno en particular le llamó la atención: el sujeto le decía que la amaba y también que iba a acabar con su vida.

Al principio le restó importancia pero luego del brutal femicidio y suicidio protagonizados por Mauricio Parada Parejas, decidió acudir a la abogada Dolores Remis para que la ayude a poner fin a la situación.

La gestión chocó contra la negativa de dos jueces de acceder al pedido de una medida de restricción perimetral, hasta que se presentaron en el Centro Judicial de Monteros, donde la jueza Mariana Rey Galindo dio el primer paso.

La magistrada accedió al pedido y luego se declaró incompetente, lo que sirvió para sacar a luz el tema. El juez penal Pedro Roldán Vázquez ordenó también la medida de restricción y la correspondiente notificación al acusado.

Pasó todo el fin de semana sin que se pudiera dar con el acusado para informarle de la restricción. Finalmente el lunes se notificó pero cuando salió de la comisaría, fue directamente al consultorio de la profesional.

Cualquier intención de avanzar más allá en el acoso fue disuadida por la presencia de una consigna policial en el lugar.

Ahora la violación de una medida judicial, probablemente en tiempo récord, llevó a que la Fiscalía de Violencia de Género a cargo de Augusto Zapata pidiera la aprehensión del sujeto.

Fuente/Foto: CONTEXTO TUCUMÁN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *