El magistrado Raúl Cardozo suspendió de oficio los plazos procesales que se llevan a cabo en la provincia, apoyándose en una acordada emitida en la Corte Suprema de Justicia de Tucumán por la pandemia de Coronavirus.

Este domingo 22 de noviembre, se cumplió un año de la denuncia por violación contra José Alperovich, realizada por su sobrina segunda a través de una carta abierta donde contó lo que vivió durante un año y medio trabajando para el senador, hoy en uso de licencia.

Tanto la denunciante, como desde la defensa del acusado, aprovecharon el aniversario de la denuncia para reclamar por el escaso avance de la causa, producto de la indefinición de la Corte Suprema de Justicia de la Nación para determinar dónde se investigará al exgobernador de Tucumán (2003-2015).

En enero de este año, tras una audiencia pública, la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Instrucción encabezada por el juez Enrique Pedicone, decidió que la causa por presunta violación sea tramitada tanto en Tucumán como en Buenos Aires hasta que el máximo tribunal defina competencia.

Sin embargo, el fallo de Pedicone se vio frenado por el el juez Raúl Armando Cardozo, ahora a cargo de la causa, ya que suspendió de oficio los plazos procesales que se llevaban a cabo en la provincia.

Para esto, el juez que reemplazó a Facundo Maggio en el caso invocó la Acordada 950/20 establecida por la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, la cual regula el funcionamiento de los Tribunales durante la pandemia de coronavirus y “habilita a los magistrados a suspender los plazos “cuando consideren que la tramitación pudiere afectar el ejercicio de derechos de las partes” o por pedido de ellas, atribución que fue mantenida en la Acordada 1.167 del 13 de noviembre”, según informó la periodista Irene Benito para La Gaceta.  

“En atención al estado de la causa y con el fin de resguardar los derechos de las partes, dispongo la suspensión de los plazos en curso hasta tanto la Corte de la Nación decida la cuestión de competencia puesta a su conocimiento”, explicó Cardozo.

“Sigo esperando, día a día, respuestas, investigaciones serias, medidas, justicia. Y mientras espero, acumulo demoras poco profesionales. Y mientras acumulo esas demoras miro a mi alrededor y advierto que ni el horror que me tocó vivir, ni los infiernos que atraviesan miles de mujeres y niñas son suficientes para que traten las causas con la responsabilidad y debida diligencia que merecen”, contó ayer la sobrina segunda de Alperovich en una nueva carta donde dio detalles del estado de la causa.

“En Tucumán la investigación nunca estuvo ligada a la cronología de los hechos que denuncié, lo cual me resulta llamativo y preocupante. Asistí a dos audiencias en mi provincia. La Justicia se dedicó a indagar a los testigos de la defensa sobre cuestiones vinculadas a la supuesta conspiración política que intentó instalar José Alperovich, quien además solo se pronunció públicamente para ampliar sus licencias en el Senado y mentir que la causa avanzaba a su favor”, agregó la joven.

Por su parte, desde la defensa del exmandatario aseguraron que se formuló “una condena pública, social, mediática tremenda. Respetemos el principio de inocencia propio de un estado de derecho. Esperemos el veredicto de los jueces. El senador ni siquiera fue convocado a declarar como imputado”, señaló Mariano Cuneo Libarona. 
 
Además, aseguró que las demoras de la justicia se deben a que la joven radicó la denuncia en dos jurisdicciones diferentes y que Alperovich no tiene nada que ver con eso y que, por el contrario, “No le importa que juez va a intervenir, porque el quiere que se resuelva rápido, el tiene ese derecho”.
 
Para finalizar, Cúneo Libarona afirmó que “no existen elementos de juicios testimoniales que avalen la imputación” y agregó esto ha causado un enorme perjuicio en toda su familia que “no tiene remedio”: “En algún momento tiene que salir a la luz la verdad del caso de José Alperovich”, concluyó.

Fuente: eltucumano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *