River empató 1 a 1 con Athletico Paranaense en la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores. En Brasil, el Millonario se enfrentó ante un rival que llegaba diezmado y con seis bajas producto del coronavirus.

Sin embargo, la imprecisión en las áreas llevó a la visita a una situación complicada: aunque jugó mejor que su rival y mereció haberlo ganado, recién pudo llegar al empate sobre el final del partido, a través de Paulo Díaz.

Paranaense reaccionó en el segundo tiempo. El entrenador local cambió su ataque para ver si lograba despertar al equipo. Y le dio resultado. El DT Paulo Autuori logró torcer el desarrollo. Cuando apenas iban 11 minutos, Guilherme Bissoli aprovechó la primera jugada del conjunto brasileño y la cambió por gol. Era el 1 a 0 y la sorpresa para los de Gallardo.

Gallardo sacó a De la Cruz, que se fue muy enojado, para darle lugar a Carrascal. La expulsión de Reinaldo dejó con diez a Paranaense.

River, si ya buscaba el empate, duplicó sus esfuerzos. Pero caía en los mismos errores que en el primer tiempo, pero ahora con el problema de que se encontraba abajo en el marcador y la desesperación aparecía.
El Millonario chocaba contra la última línea. Le faltaba precisión en los últimos metros. El reloj se apagaba.

El tiempo corría. Hubo un tiro en el travesaño -a favor de River- que pudo haber cambiado el resultado. El grito recién iba a llegar apenas pasados los 45 minutos, cuando Paulo Díaz, de cabeza, marcó el empate definitivo.

Fuente: TN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *