El francés ha impactado de forma muy fuerte contra el muro de la curva 3 y su coche se ha incendiado de forma muy rápida.

Por suerte, Grosjean pudo salir del coche rápidamente y se encontraba bien tras el increíble incidente, aunque se mostró aturdido cuando fue atendido y fue trasladado en ambulancia al centro médico para que le realicen un chequeo médico.

Romain Grosjean volvió a nacer este domingo. El francés de Haas sufrió sin duda uno de los accidentes más peligrosos que se han visto en la F1 en los últimos años. En otra época, no muy lejana, cualquier piloto que hubiera protagonizado un incidente así, no lo hubiera podido contar. Pero la enorme seguridad de los coches de F1 de hoy día y de todo el equipamiento que llevan los pilotos es increíble y fue clave para salvarle la vida a Grosjean en Bahrein después de sufrir un accidente en el que su coche explotó, ardió en cuestión de milésimas de segundo e incluso se partió en dos.

El piloto de 34 años, de origen suizo, en la primera vuelta del GP de Bahrein de Fórmula 1, se chocó de forma frontal y muy fuerte con las protecciones del inicio de la recta tras la curva 3 del Circuito de Sakhir. Su coche, en milésimas de segundo, se incendió de forma tremenda. Una explosión de fuego inmediata impedía que el monoplaza se viera entre las llamas y ello hizo que la FIA no mostrara más imágenes del incidente ni de Grosjean hasta que se confirmara que se encontraba bien. Por suerte, tras unos segundos interminables de incertidumbre, la realización de la FIA mostró al piloto de Haas siendo atendido en el coche médico, visiblemente aturdido. Romain había logrado salir del coche de forma rápida y se encontraba bien, aunque algo mareado.

El piloto francés, que el próximo año no estará en la F1, rodaba en la parte trasera de la parrilla y, con el grupo muy compactado, realizó un cambio de dirección demasiado agresivo. Ello le llevó a impactar con la parte delantera de Kvyat, que rodaba a su lado. Romain salió así catapultado hacia el muro en plena aceleración en recta.

Inmediatamente, la carrera se paró por bandera roja. En Haas, todos los integrantes del equipo estaban pendientes de los monitores, algunos de ellos con lágrimas en los ojos por la dureza del choque. Pero en cuestión de segundos llegó la confirmación de la FIA de que Grosjean había conseguido salir del coche. La mejor noticia del año. Los pilotos iban regresando a boxes y no podían creer lo que había sucedido. Hamilton, visiblemente muy afectado, no podía hacer otra cosa que mirar el suelo pensando en el milagro que se produjo en Sakhir.

27 segundos dentro del fuego

Romain estuvo nada más y nada menos que 27 segundos dentro de la bola de fuego hasta que pudo salir corriendo de las llamas.

Lo hacía moviendo las manos como señal de la enorme temperatura que tuvo que aguantar.

Clave fue el mono y material de protección ignifuga que llevan todos los pilotos de hoy día. Cualquier piloto de F1 viste un mono formado por capas ligeras y transpirables de tejido Nomex que pasan por un riguroso proceso de lavado, secado y pruebas a una temperatura de 600 a 800 grados. Este tipo de trajes de carreras están diseñados para aguantar una temperatura de 800 grados dentro del fuego durante unos 11 segundos. No obstante, en esta ocasión el tiempo fue más prolongado, por lo que seguramente, el cockpit del coche también ayudó para aislar a Romain durante más tiempo.

Trasladado a un hospital

El galo fue trasladado al centro médico en ambulancia para que le realizaran un primer chequeo, teniendo que ser acompañado para llegar al vehículo debido a lo aturdido que estaba tras el fuerte incidente y el susto que se había llevado.

Posteriormente, fue llevado en helicóptero a un hospital para confirmar que Romain estuviera bien.

Posiblemente, el mayor daño que sufrió Grosjean fue una costilla rota, aunque todavía hay que esperar información al respecto.

Bendita seguridad de la Fórmula 1. Grosjean volvió a nacer.

Fuente: mundo deportivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *