El jugador “millonario” debía prestar declaración en el marco de una investigación que se sigue en su contra por la agresión a un grupo de policías al término de un partido en 2016

El futbolista de River Nicolás de la Cruz fue declarado en rebeldía y se ordenó su captura tras no presentarse a declarar en el marco de una causa que se le sigue en Paraguay por haber agredido a un grupo de policías al término de un partido disputado en el 2016. Por aquel entonces, el atacante jugaba en Liverpool de Uruguay.

Según informó la prensa local, la medida fue dispuesta la Jueza penal de Garantía Hilda Benitez Vallejo luego de que De la Cruz no se presentara a la audiencia preliminar que estaba pactada para esta mañana. El futbolista tampoco envió una justificación.

Desde que quedó involucrado en esta causa, el jugador de River está obligado a comparecer periódicamente ante la Justicia paraguaya. Aún se desconocen las razones por las que la audiencia de este lunes no se realizó de forma virtual, una alternativa que según medios locales se ha incorporado al sistema judicial paraguayo a raíz de la pandemia de COVID-19 y las sabidas restricciones para el traslado de las personas.

Vale recordar que en agosto del año pasado, cuando el Millonario viajó a Paraguay para medirse ante Cerro Porteño por los cuartos de final de la edición 2019 de la Copa Libertadores, De la Cruz debió comparecer ante la Justicia de ese país a raíz de la imputación por violencia que hay en su contra. En ese entonces, acompañado por su abogado, por el presidente Rodolfo D’Onofrio y algunos dirigentes del club de Núñez, se dirigió al Palacio de Justicia para declarar ante el juez Alcides Corbeta. Tras poco más de media hora quedó en libertad, luego de pagar una fianza de alrededor de 8500 dólares.

El 15 de febrero de 2016, el entonces fiscal Emilio Fuster, imputó a cinco futbolistas de Liverpool de Uruguay (Oscar Nicolás Cáceres Núñez, Santiago Nicolás Laport Trinidad, Emanuel Franco González Da Luz, Lautaro Valentín de Amores Espino y el actual hombre del millonario, Diego Nicolás de la Cruz Arcosa) por violencia contra el suboficial primero Fabián Olmedo y el oficial primero Fernando de Vooght tras un encuentro en el Defensores del Chaco ante San Pablo en el marco de la final de la Copa Libertadores Sub 20.

Durante esa mencionada final Sub 20, De La Cruz fue expulsado en tiempo reglamentario y, junto con otros cuatro compañeros, agredió a un oficial. El hombre de River es acusado por haber pateado al suboficial primero Fabián Olmedo.

Tras el partido, De La Cruz había utilizado las redes sociales para mostrar su arrepentimiento por los sucesos. “Quiero agradecer a toda la gente que estuvo durante todo el torneo, pedir disculpas por el final penoso. Reconozco mi error, el camino sigue…”, había escrito en su cuenta de Instagram luego de la derrota ante San Pablo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *