La última suba se produjo el 13 de noviembre. Diversos analistas aseguran que el rendimiento de los distintos instrumentos para inversores quedó por debajo de las proyecciones de inflación.

Para hacerle frente a las inestabilidades cambiarias de octubre, la administración nacional utilizó un combo de herramientas que contempló un retoque del esquema de tasas de interés. Al ritmo de la suba de la cotización del dólar paralelo y de los dólares financieros, el Banco Central subió varias veces los rendimientos de distintos instrumentos para inversores mayoristas y minoristas. A pesar de la búsqueda de “armonizar” las tasas -así le llaman desde la entidad comandada por Miguel Pesce a las subas-, diversos analistas consideran que los rendimientos pasaron a terreno real negativo y que es necesario “corregir” para que no se produzcan futuras presiones cambiarias. Las últimas subas implementadas por la entidad fueron el 13 de noviembre.

Un informe de la consultora Ecolatina asegura que si bien “el Banco Central aumentó el rendimiento de los pases pasivos, las Leliq y los plazos fijos en noviembre, la inflación se aceleró en mayor medida”. “Por lo tanto, aunque la tasa de interés nominal subió, la tasa de interés real se volvió negativa”, analiza el documento. “Será necesario corregir este esquema de incentivos para contrarrestar las presiones cambiarias en el corto plazo. De lo contrario, los problemas continuarán”, estimaron.

Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina, estimó que si se anualiza una inflación mensual promedio del 3,2% el porcentaje llega al 45%. Según los 10 mejores pronosticadores consultados por el Banco Central, la inflación esperada para los próximos 12 meses es del 48,2%. Salvo las Leliq, todas las tasas efectivas anuales están por debajo de esa marca.

Desde abril, cuando tocó su piso de 11,4%, la tasa de pases a un día tuvo siete subas: saltó a 15,2% el 24 de abril; luego a 19% el 18 de mayo; corrigió tres veces durante octubre (los escalones fueron 27%, 30% y 31%) y subió a 32% el 13 de noviembre. En el caso de la tasa de pases a 7 días, el Banco Central fijó una referencia el 16 de octubre en 33%; luego la retocó el 29 de ese mes al pasarla a 34,5% y subió dos puntos más hasta 36,5% el 13 de noviembre.

A la par de la suba de la tasa de pases, el Banco Central decidió revertir la tendencia a la baja que tuvo el rendimiento de las Letras de Liquidez (Leliq) desde el cambio de gestión el 10 de diciembre pasado. A partir de noviembre, la tasa de las Leliq subió dos puntos y quedó en 38%.

Desde Ecolatina consideraron que en noviembre “se relajó la corrida”. Esto se logró gracias a una combinación de decisiones: una mayor solidez fiscal mostrada por el Ministerio de Economía para el último bimestre del año y la oferta de algunos instrumentos públicos que ofrecieron opciones de colocación más atractiva a inversores, como los dólar linked o las subastas de títulos en dólares. Sin embargo, advierten los especialistas, “las reservas siguen cayendo y el tiempo se agota”. Si bien la caída de reservas se redujo “sensiblemente”, “al pasar de u$s -1300 millones a menos de u$s1000 millones en noviembre”, la situación sigue generando preocupaciones.

El economista Jorge A. Day, de IERAL / Fundación Mediterránea, consideró que “la clave de las tasas bajas en pesos está en el cepo cambiario, que ha dividido los mercados financieros en dos: uno caro en dólares y otro barato en pesos”.

Según Day, este esquema perjudica a “quienes poseen excesos de pesos y no los pueden destinar a comprar dólares”. “Se ven obligados a mantener los pesos cobrando tasas inferiores a la inflación”, asegura.
“Pensando en el largo plazo, es difícil creer que en el futuro se destine mayor nivel de ahorros al sistema financiero nacional, que son los que permiten que haya más préstamos para empresas y personas”, consideró el especialista de IERAL. Con el objetivo de desarrollar el mercado de capitales local, tres funcionarios del equipo de la Secretaría de Finanzas viajaron a Washington para mantener reuniones con técnicos del FMI. El contenido de las reuniones se mantiene en estricta reserva, pero antes de abordar fuentes oficiales le contaron a Ámbito que buscan darle “profundidad” al mercado local a través de la colocación de más cantidad de instrumentos focalizados en el sector productivo.

Fuente: Ámbito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *