Según consultoras privadas, la actualización de Precios Máximos, sumada al incremento de carnes y frutas, tuvo una fuerte injerencia en la suba del IPC. Proyectan que cerrará el año cerca del 37%.

Marcada por la fuerte suba en alimentos, la inflación de noviembre volvió a ubicarse por encima del 3%. En realidad, según estimaron distintas consultoras privadas, el Índice de Precios al Consumidor tuvo una suba durante el mes pasado en torno al 3,5%. Es decir, un dato más cercano al de octubre (3,8%) que al de los meses previos.
“Estimamos la inflación de noviembre entre 3% y 3,3%.

No creemos que dé mucho más que eso. Está el aumento de la nafta, medicamentos y alimentos, que probablemente vaya a tener algún nivel relativamente alto”, señalaron a Ámbito desde el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), que proyectó una suba en “Alimentos y bebidas no alcohólicas” del 5%; mientras que “Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles” trepó un 3,5%, al igual que el rubro “Salud”.

Para Ecolatina, la inflación alcanzó el 3,4% en noviembre, por lo que la variación interanual fue de 35,5% y acumula un 30,1% en los primeros once meses del año. “En lo que respecta a los capítulos, ‘Alimentos y bebidas’ (4,3%) mostró la mayor evolución. En este sentido, se aceleró 1,8 p.p. respecto al mes anterior y acumuló una suba del 35,1% hasta noviembre (5 p.p. por encima del nivel general). La autorización de incrementos de Precios Máximos impactó en la primera quincena del mes, a la par que también se observó una aceleración en carnes, frutas y verduras durante todo noviembre”, señalaron desde la consultora, que destacó: “Por su parte, resaltó la dinámica de ‘Indumentaria’ (3,9%), ‘Vivienda y servicios básicos’ (3,1%) dinamizado por alquileres y ‘Equipo y mantenimiento del hogar’ (3,1%), donde se destacaron subas de muebles y artefactos para el hogar”.
“Para noviembre estimamos que la inflación cerró entre 3,5% y 3,8% y esperamos un nivel similar para diciembre, pero más cerca de la banda superior entorno al 3,8%”, analizó a este diario Walter Morales, presidente de la consultora Wise, quien agregó: “En cuanto al año que viene, somos un poco más optimistas de la media del mercado y no creemos que la inflación esté en el 50% o arriba de 50%, pero sí la vemos con un piso de 40% y un techo de 45%.

Básicamente los drivers de la mayor inflación del año que viene en relación con cómo va a cerrar este año (que va a estar en torno al 36%), está en la mayor movilidad que va a haber producto de la salida de la cuarentena, a partir del segundo semestre del año próximo que va a haber algún reacomodamiento en las tarifas de servicios públicos, y a partir de febrero que se termina con el congelamiento de los precios al sector alimenticio”.

Desde la firma LCG estiman una inflación entre 3,5% y 3,7%. Según su reporte, los alimentos presentaron una suba de 4% “de punta a punta” en noviembre.

Impulsados, sobre todo, por los incrementos en la carne (6,6%). La tendencia, agregó, se mantuvo la primera semana de diciembre, cuando se registró un aumento del 0,9%.

“Los aumentos de precios mayoristas y los indicadores de alta frecuencia de precios en supermercados advertían una aceleración de precios en octubre superior al 3%. El incremento de precios minoristas finalmente terminó siendo del 3,8%. Y esta tendencia alcista parece repetirse en noviembre”, señaló en su informe la Fundación de Investigaciones para el Desarrollo (FIDE), que detalló: “Por un lado, los precios mayoristas continúan presionado hacia adelante en la cadena con aumentos. En octubre aumentaron un 4,7% respecto al mes anterior. Por otro, en noviembre sumaron aumentos en otros rubros de la canasta final como carnes (4,3%) y naftas (3,5%)”. Las causas que provocaron esos incrementos, analizó FIDE, “tienen que ver con el movimiento del dólar, las naftas y la suba internacional de alimentos”.

Para la consultora Orlando Ferreres, la inflación durante noviembre fue del 3%, con un crecimiento interanual de 35,3%. “En cuanto a los principales rubros, ‘Indumentaria’ encabezó las subas del mes, registrando un alza de 6,8% mensual”, detalló.

La suba del IPC fue del 3,6% para los analistas consultados en el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central.

Además, proyectaron que la inflación de diciembre será del 4%, con lo que alcanzará un promedio anual de 36,7% en 2020. De cara a los primeros meses del año próximo, estimaron una inflación de 4,1% para enero, 3,8% en febrero, 4% en marzo y 3,5% en abril. En ese sentido, elevaron sus pronósticos para 2021, cuando llegaría al 50%.

Fuente: Ámbito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *