Según los resultados de una encuesta realizada por Unicef, es necesario el retorno a clases presenciales el próximo año. Conclusiones y análisis.

¿Qué pasará con la virtualidad en la educación? ¿Son necesarias las clases presenciales? ¿Quiénes fueron los más afectados por la virtualidad? Unicef hizo una encuesta en hogares con niños, niñas y adolescentes para analizar cuál fue la percepción y los efectos de la pandemia en el ámbito educativo.
 
Cora Steinberg, especialista en Educación de Unicef Argentina, dio detalles de los resultados que surgieron del segmento de Educación de la tercera encuesta sobre el impacto de COVID-19 en hogares con niños, niñas y adolescentes del país.
 
“Esta es la tercera ronda de una encuesta que realizamos a lo largo del año para poder medir el impacto que ha tenido la pandemia en los hogares con niños, niñas y adolescentes. Es una encuesta representativa a nivel nacional donde se abordaron distintas dimensiones: ingresos, empleo, alimentación y educación”, detalló la especialista.
 
Steinberg indicó que algunos de los resultados salientes en cuanto al sistema educativo muestran, por un lado, que “se sostuvo hasta noviembre un alto nivel de continuidad pedagógica, es decir el 93% de los hogares tuvo contacto con las escuelas.
Es algo muy alentador y producto de un enorme esfuerzo que hizo el sistema educativo”, remarcó.

En este sentido, dijo que “hay que subrayar el trabajo enorme que los chicos y las chicas hicieron de adaptarse a esta situación de emergencia en la que transcurrió la escolaridad este año”.
 
De todos modos, Steimberg también advirtió datos que preocupan y que tienen que ver con las grandes disparidades en que esta continuidad pedagógica se desarrolló. El 58% de los estudiantes tuvo complicaciones para mantener la atención durante las clases virtuales, mientras que el 31% no pudo sostener una rutina relacionada con el aprendizaje durante la pandemia, según surge de la encuesta.
 
“Hay un porcentaje significativo de hogares que señalaron que esta escolaridad se vio con dificultades en cómo se sostuvieron las rutinas. El 60% tuvo complicaciones para mantener la atención durante las clases virtuales o 3 de cada 10 no pudieron sostener una rutina relacionada con las tareas escolares”, precisó.
 
Ante la posibilidad de enviar a sus hijos e hijas a la escuela, el 71% de los adultos encuestados respondió que optará por enviarlos directamente el año que viene, y casi la mitad -el 49%- no cree que las escuelas puedan cumplir con las medidas necesarias de prevención.
 
Al igual que en los meses de abril y julio, un porcentaje muy elevado de adolescentes (96%) manifestó haber recibido tareas escolares. Al ser consultados sobre sus aprendizajes escolares de este año, el 48% consideró que fueron algunos, seguido por el 26% que opinaron que fueron muy pocos, mientras que el 19% afirmó que fueron muchos.
 
Ante los resultados de la encuesta, Unicef llamó a lograr un acuerdo social para priorizar la educación y reabrir las escuelas lo antes posible. Retornar a las clases presenciales es fundamental para el desarrollo de todos los niños, las niñas y adolescentes, priorizando a aquellos que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad, sin posibilidades de sostener contacto con las escuelas por falta de recursos, de dispositivos tecnológicos, requerimientos especiales, discapacidad o ámbito de residencia.

“Estos datos nos indican que es necesario seguir fortaleciendo y realmente priorizar el año próximo la vuelta a las clases presenciales asegurando las condiciones para que las escuelas estén seguras, para que los docentes, los estudiantes y los no docentes también puedan volver a las aulas y poder ir progresivamente volver a clases presenciales y sostener modelos duales con algunas actividades que serán remotas, pero en un marco donde la presencialidad sea la regla”, concluyó la especialista.

Fuente: LV12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *