El temporal desatado en la tarde de ayer generó serios inconvenientes en el interior de la provincia. Los Ralos y Ranchillos fueron las localidades más afectadas.



El interior de la provincia fue duramente castigado por el temporal desatado en la tarde de ayer, previo a la nochebuena.

Pasadas las 17, tal como anticipaba el pronóstico del Servicio Meteorológico, las fuertes ráfagas de viento que ingresaron a la provincia generaron los primeros inconvenientes: voladuras de techos, caída de árboles y postes de luz.  El reporte postormenta indica que Ranchillos y Los Ralos fueron las localidades más afectadas por el temporal.

Sobre la ruta 303, camino a Los Ralos, la caída de varios postes de luz generó inconvenientes para el tránsito de vehículos que viajaban por esa arteria. Los fuertes vientos provocaron voladuras de techos en algunas viviendas, de acuerdo al testimonio de vecinos de esa localidad.

Mientras tanto, en la capital tucumana el temporal también dejó huellas a su paso: en diferentes puntos de la ciudad la caída de árboles obligó a las familias que se trasladaban a pasar la nochebuena con sus allegados a desviar el camino y tomar otras arterias.


Fuente: el tucumano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *