Francisco que ha convocado un año entero para reflexionar por la familia y la alegría del amor, ha puesto dos preguntas claves respecto al aborto
Mientras el debate del aborto legal está al rojo vivo en Argentina, la Iglesia recuerda el día de los santos inocentes. El 29 de diciembre los senadores debatirán en el Senado de la Nación, también en forma virtual, la iniciativa sobre la interrupción voluntaria del embarazo (IVE). Cabe recordar, o mejor reiterar, dos preguntas claves y recientes, escritas con su propio puño, por parte del Papa Francisco al respecto: “¿Es justo eliminar una vida humana para resolver un problema?” ¿Es justo alquilar un sicario para resolver un problema?”.
¿No ha intervenido lo suficiente el Papa?
El biógrafo argentino del Papa, Sergio Rubin, en una nota de opinión plantea que ante la inminente votación del proyecto de ley para legalizar el aborto gratuito y voluntario en el país, es irresponsable pensar que Francisco no ha intervenido lo suficiente para que fracasase el proyecto.
En su opinión, Rubin, considera que el Papa Francisco es el jefe de un Estado y no puede entrometerse en otro. Los senadores que definirán la iniciativa saben bien lo que piensa y la defensa de la vida que hizo desde que era arzobispo de Buenos Aíres. Ahora como pontífice continúa la doctrina católica. «Entre gente adulta no hace falta que un pontífice los llame al orden».
De hecho, en una carta dirigida a la diputada Victoria Morales Gorleri, el papa Francisco respondió a las mujeres de las Villas Rodrigo Bueno, villa 31 y de José León Suárez. Le habían pedido intercesión contra el proyecto de ley de aborto que no «es un asunto primariamente religioso sino de ética humana, anterior a cualquier confesión religiosa”.
Actualmente, la ley argentina permite el aborto solo cuando el embarazo supone un riesgo grave para la salud de la madre o en caso de violación. Con el proyecto actual, en la patria de Francisco, el aborto voluntario y gratuito quedaría permitido hasta la décimo cuarta semana de gestación.
¿Eliminar una vida para resolver un problema?
La posición del Papa
En efecto, como escribe Rubin, es esquizofrénico lo que pasa en Argentina. Por un lado, se le pide al Papa que intervenga políticamente, y, por el otro, se olvidan de sus mensajes sociales y de sus continuos llamamientos en contra del aborto. «O sea, quieren que critique cuando sus críticas coincide con las de ellos y que calle cuando no. Quieren, en fin, una Iglesia a medida».
La Iglesia sin banderas de derechas e izquierdas interviene a favor de la dignidad humana, las libertades, los derechos fundamentales, y sobre todo para defender la vida del no nacido.
Por ello, el Papa ha insistido en varias ocasiones que “interrumpir un embarazo significa eliminar a alguien”. El niño «que se presenta como un problema, es en realidad un regalo de Dios que puede sacarme del egocentrismo y hacerme crecer en amor». “Toda violencia y daño contra la vida provienen del miedo. Acoger al otro desafía nuestro individualismo» (Audiencia General 10/10/2018).
Si la legislación argentina cambia, es posible que la agenda continental tenga un precedente y otros países emulen una Ley de Aborto Legal.
El Papa lamenta que «desafortunadamente» los países y la instituciones internacionales «están promoviendo el aborto como uno de los denominados “servicios esenciales” en la respuesta humanitaria». (Vídeo-mensaje a la 75 sesión de la ONU, 25.09.2020),
«Es triste ver cuán simple y conveniente se ha vuelto, para algunos, negar la existencia de vida como solución a problemas que pueden y deben ser resueltos tanto para la madre como para el niño no nacido».
El Papa implora a las autoridades civiles que presten especial atención a los niños a quienes se les niegan sus derechos y dignidad fundamentales, en particular, su derecho a la vida y a la educación.
El mensaje del Papa y de la Iglesia usado a conveniencia
Entonces, una cierta política pide al Papa que intervenga cuando conviene, sin embargo, cuando lo hace contra la tiranía del mercado y pide acoger a los refugiados, hay un cortocircuito; Bergoglio es acusado de peronista o de populista.
Hay otra política que toma como propias las banderas de los derechos humanos y de la defensa de la vida. Pero, cuando la joven embarazada no tiene perspectiva por la tiranía del mercado, esta clase política no tiene alguna respuesta.
Es claro, que el mensaje del Papa y de la Iglesia, es usado cuando conviene a la ideología de turno. Ya el Papa lo dijo recientemente en su discurso a la Curia Romana de Navidad para invitar a defender la vida desde su concesión hasta el final (21.12.2020) hablando de los pobres. Esto incluye a las mujeres embarazadas sin recursos, abandonadas o solas.
El rostro de los pobres. Los pobres están en el centro del Evangelio. Me viene a la mente lo que decía aquel santo obispo brasileño: “Cuando me ocupo de los pobres, dicen de mí que soy un santo; pero cuando me cuestiono y pregunto: ‘¿Por qué hay tanta pobreza?’, me dicen ‘comunista’.

Fuente: POPE FRANCIS
OSSERVATORE ROMANO | AFP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *