Ocurrió en Brea Pozo. La nena pasó casi una hora en la comisaría y sus padres denunciaron a un jefe policial por violencia institucional y abuso de autoridad.

Una niña de tan sólo 10 años fue detenida por la Policía de Santiago del Esteroen Brea Pozo debido a que no se puso barbijo para salir a la calle.

El episodio ocurrió este jueves en horas del mediodía en esa localidad perteneciente al departamento San Martín, ubicada a poco más de 70 kilómetros de la capital de la provincia.

Según informaron medios locales, la niña había acompañado a una de sus primas hasta una institución bancaria local y, producto de un descuido, olvidó ponerse el barbijo antes de salir. 

Fue en ese interín en el que el jefe de la seccional, Adrián Argañaraz, la interceptó y, posteriormente, la cuestionó por la ausencia de su tapabocas.

Según consignan medios locales, la autoridad habría increpado con dureza a la menor por esa circunstancia provocándole así momentos de mucha angustia y miedo.

Tras ello, una agente condujo a la pequeña hasta la comisaría. Allí, Erika permaneció alrededor de 50 minutos demorada hasta que su madre, Evangelina Luque, se presentó para retirarla.

Antes de poder irse con su mamá, la nena incluso debió firmar un acta. Las fotografías de ese momento ganaron relevancia durante las últimas horas y comenzaron a viralizarse por las redes sociales.

“Diez años tiene mi niña. Traumada de por vida, firmando su libertadNi los oficiales que se encontraban ahí podían creer lo que hacía el jefe, nadie sabía cómo proceder”, relató la madre de la menor a través de las redes sociales.

La mujer añadió: “Nos quería hacer firmar mentiras que él mismo inventaba, y con amenazas quiso detener a mi esposo”.

La familia de la nena radicó una denuncia contra Argañaraz por violencia institucional y abuso de autoridad, y ante la situación fue asesorada legalmente por Belén Pinto, quien además de concejal local también es abogada.

“Estos abusos no pueden seguir ocurriendo. Aquí se ha cometido una doble impericia violándose los derechos humanos y los de una niña“, señaló la defensora.

Y se explayó: “La mala aplicación de la cuarentena ha desnudado algo que lamentablemente siempre ocurrió, que es el abuso por parte de un sector de las fuerzas policiales que se cree dueño de la vida de las personas”.

Según informaron fuentes del caso, la fiscal interviniente, Jesica Lucas, tomó medidas para resguardar a la menor y avanzar con las diligencias correspondientes del caso.

“No vamos a permitir que estos abusos continúen. Denunciaremos a quien tengamos que denunciar y llegaremos hasta las últimas consecuencias para que esto no ocurra nunca más”, concluyó Pinto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *