Tras la carta por Amado Boudou, más de 1600 referentes firmaron el texto en apoyo a la dirigente social cuando se cumplen cinco años de su detención. Hablaron de “proceso ilegítimo de detención y persecución”.


Los sectores más duros del kirchnerismo aumentan la presión para pedir la excarcelación de exfuncionarios y dirigentes vinculados al espacio. Luego de reclamar la liberación del exvicepresidente Amado Boudou ahora exigen esta medida para la jefa de la organización Tupac Amaru Milagro Sala. A través de una carta plantearon que Sala “está presa por ser una dirigenta política que enfrentó al poder” y criticaron lo que consideran es un “proceso ilegítimo de detención y persecución”.

A casi cinco años de su arresto más de 1600 referentes políticos, judiciales, sindicales y de movimientos populares difundieron una carta de respaldo a la dirigente. El documento se titula “Libertad para Milagro” y se expresa en contra de lo que consideran son “cinco años de injusticia y arbitrariedad”. Los firmantes sostienen que el texto es “en solidaridad y apoyo” a Sala y a “los presos políticos de la Tupac Amaru”. Entre los adherentes están el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat Jorge Ferraresi, la interventora de la Agencia Federal de Inteligencia Cristina Caamaño y el secretario de Derechos Humanos Horacio Pietragalla.

Expresaron que el objetivo de la carta es “dar a conocer el proceso ilegítimo de detención y persecución de la organización que Milagro lidera”. Además de “denunciar ante la Justicia la vulneración a los derechos humanos y civiles, exigir el justo proceso y la libertad de Milagro y las compañeras detenidas, y abrazar de solidaridad a quienes durante todos estos años fueron criminalizados por su compromiso con el pueblo pobre”. Señalaron que la dirigente “está presa por ser mujer, negra y luchadora”.

Plantearon que hay una “persecución política, judicial y mediática” contra la dirigente y sus compañeros de la Tupac Amaru que tiene “una autoría intelectual política y judicial clara: (el gobernador de Jujuy) Gerardo Morales y el Tribunal Superior de Justicia de Jujuy”. Señalaron que hay “un objetivo bien determinado, diezmar la organización popular que logró quebrar el monopolio en la obra pública de vivienda y construir presupuestos participativos en la materia y que puso en jaque al sistema político y económico jujeño al denunciar pactos mafiosos con la última dictadura cívico militar”.

Manifestaron que “en estos 5 años también lograron acusarla de ser autora de delitos penales: asociación ilícita, fraude en perjuicio de la administración pública y extorsión”. Sostuvieron que “lograron sentarla en el banquillo de las acusadas, que vaya a la cárcel, que en la prensa nacional e internacional su obra y su figura sea denostada, pero también reivindicada y conocida”. Afirmaron que la dirigente “nunca conoció de qué se la acusaba” y que hubo “falta de claridad y sorpresa constante sobre los hechos de la acusación”.

Los firmantes señalaron que para ellos “la libertad de Milagro es urgente”, que tienen un “profundo compromiso con la República y el Estado de Derecho” y que exigen “las debidas garantías constitucionales que requiere todo proceso penal”. Reclamaron la liberación de la dirigente a cinco años de lo que consideran es su “detención arbitraria” y pidieron “por una democracia sin presos políticos”.

Desde 2018 la dirigente cumple arresto domiciliario por varias condenas, por orden de la Corte Suprema de Justicia. Entre esas penas está el expediente conocido como “Pibes Villeros”, por la que recibió una condena de 13 años de cárcel por el desvío de $60 millones originalmente destinados a la construcción de viviendas sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *