En contraste con la definición política, el intendente no habló alianzas electorales. “La gente espera de la democracia mucho más que elecciones”.


Aunque remiso a dar definiciones respecto de armados políticos, el intendente Germán Alfaro tuvo ayer una definición política tajante: no quiere que haya Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias en agosto.

El jefe municipal fue entrevistado por LG y, en materia de alianzas locales, no soltó prenda. “Alfonso Prat-Gay es un amigo: siempre es bienvenido a la provincia. Pero hace bastante tiempo que no tengo comunicación con él”, fue la respuesta ante la consulta del periodista respecto de que el ex ministro de Hacienda y Finanzas en el arranque de la presidencia de Mauricio Macri estaba en Tucumán y que tenía previsto mantener reuniones con los intendentes radicales Mariano Campero (Yerba Buena) y Roberto Sánchez (Concepción).

“Estoy en otra cosa. En pensar en inversiones para Tucumán”, manifestó cuando se le repreguntó si estaba dispuesto a conformar un frente electoral que incluyera a Fuerza Republicana, como propicia Campero. Justamente, Alfaro acababa de participar del acto oficial de inicio de la construcción de la nueva planta de almacenamiento y distribución de la Cooperativa Farmacéutica de Provisión y Consumo Alberdi Limitada (Cofaral), en el Parque Industrial Tucumán. La inversión anunciada es de U$S 6 millones.

“El problema es que los políticos siempre están pensando qué van a hacer dentro de dos años, en lugar de estar pensando que van a hacer para la gente. Y así, en 2022, van a estar pensando que voy a hacer en 2023. Pensemos en los tucumanos: para hablar de política siempre habrá tiempo más adelante”, insistió.

Entonces se le consultó directamente si estaría dispuesto a compartir una mesa de diálogo con el legislador Ricardo Bussi, titular de FR. “No hagamos futurología. No es el momento, en pleno enero, de trasladarle hipótesis electorales a la gente. La gente piensa en cómo va a comer y subsistir en el día a día. Le interesa saber cómo le solucionaremos los problemas. Para eso estamos los políticos. Pero la política no hizo eso y por eso la gente está enojada. Hablar (acuerdos) hoy no tiene sentido”, expresó.

En ese contexto, justamente, Alfaro le manifestó luego a la prensa que no está de acuerdo con que se vayan a la celebrar las PASO en agosto. “Al dinero que cuesta afrontar esas primarias, que en sus últimas ediciones no sirvió para definir candidaturas porque a nivel federal los partidos acudieron con listas únicas consensuadas, o se negaron a compartir los binomios presidenciales con nóminas que no fueran las reconocidas por la conducción de las fuerzas nacionales, habría que destinarlo en darles soluciones a las personas. Son unos $ 10.000 millones”, puntualizó, durante la tarde, en diálogo con este diario.

“Para los dirigentes de mi generación, las elecciones son una bendición de la democracia. No menos cierto, sin embargo, es que en momentos de crisis sanitarias inéditas como el coronavirus, y de crisis económica profunda por la cuarentena, la gente espera de la democracia mucho más que elecciones. Entonces me parece que ahorrarnos una primaria abierta va a redundar en el bien de la población y de la salud de la democracia”, manifestó.

Agregó que los partidos deberán organizarse para organizar internamente sus ofertas electorales. “Pero no estoy de acuerdo con usar dinero del pueblo para ahorrarles un problema a los partidos políticos. Menos aún en una pandemia”, sentenció.

Justamente, Alfaro manifestó que se vacunará apenas le sea posible. “No veo la hora que salga la vacuna. Y (haría que me administren) la primera que este habilitada. Ya sea rusa, china, estadounidense o inglesa”, aseguró.


Fuente: LG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *