El gobierno alemán prohibió el uso de tapabocas de tela en los espacios públicos: a partir de ahora los ciudadanos deberán llevar barbijos quirúrgicos o del tipo FFP2. El anuncio fue realizado por las autoridades la semana pasada, aunque cada estado impondrá la fecha de entrada en vigor de la nueva medida. Francia también desaconsejó el uso de mascarillas caseras y Austria directamente prohibió su uso en todo el territorio.
La decisión fue adoptada en medio del fuerte rebrote del nuevo coronavirus que atraviesa Europa y mientras aparecen nuevas cepas del virus. En este contexto, las autoridades decidieron reemplazar el uso del tapabocas de tela, que se extendió masivamente, por los de mayor protección.
El gobierno francés pidió que se dejaran de usar los tapabocas de tela como los fabricadas en casa, porque se cree que no filtran lo suficiente. Alemania y Austria, además, extendieron el uso de los barbijos médicos (quirúrgicos o FFP2) en los comercios y transportes.
Sin embargo, desde la Organización Mundial de la Salud aclararon que el uso extendido del tapabocas de tela sigue siendo eficaz, por lo que no está en los planes quitar su uso de las recomendaciones oficiales.
«Todas las personas de menos de 60 años que no tengan problemas de salud particulares pueden usar las mascarillas de tela, no quirúrgicas», afirmó la responsable de la gestión de la pandemia en la OMS, Maria Van Kerkhove.
La funcionaria recordó la importancia de llevar tapabocas en las zonas donde circula el virus “cuando las personas están amontonadas y es imposible que se hallen a por lo menos un metro de distancia las unas de las otras, y también en cuartos con poca o mala ventilación».
«Los países son libres de tomar las medidas que consideren necesarias», afirmó Maria Van Kerkhove, consultada sobre esta nueva inclinación por los barbijos quirúrgicos que están tomando algunos países.
Sin embargo, remarcó que incluso con las nuevas variantes del virus que pueden ser más contagiosas, «no tenemos ningún indicio que sugiera que el modo de transmisión haya cambiado», explicó. Por eso «en esta fase no tenemos la intención de cambiar» las recomendaciones vigentes.
Diferentes tipos de barbijos y tapabocas
FFP2 o N95
Se consideran como las mascarillas que mejor filtran ya que bloquean el 94 por ciento de las partículas más finas (alrededor de 0,6 micrómetros). Están destinadas en principio para el personal médico, con el fin de proteger a la persona que las lleva.
Estas protecciones se adaptan a la forma de la cara sin entreabrirse. FFP2 es la apelación europea y N95 es su equivalente en el continente americano.
Al ser casi herméticas, se requiere un mayor esfuerzo para respirar, sin contar con que son más caras.
Las quirúrgicas
El uso de estas mascarillas de polipropileno, originalmente reservadas al ámbito sanitario, se expandió con el covid-19. Su objetivo principal es impedir que su portador contagie a los demás.
Bloquea al menos 95 por ciento de las partículas de 3 micrómetros. Así como las FFP2, no hay que llevarla más de cuatro horas.
Tapabocas de tela
Las mascarillas de tela, industriales o confeccionadas en casa, se generalizaron a raíz de la escasez de barbijos quirúrgicos al principio de la pandemia. Pero ahora estas empezaron a ser consideradas menos seguras frente a las nuevas variantes del virus. La capacidad de filtración de estos tapabocas ronda alrededor del 70 por ciento.

Fuente: Página 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *