Alberto Lebbos, padre de la joven Paulina Lebbos, asesinada el 26 de febrero de 2006, se resigna a contar las horas que faltan para que prescriba la causa este viernes, lo que impedirá poder conocer a los asesinos de su hija.


A la medianoche de este viernes 26 de febrero, el asesinato de Paulina Lebbos, ocurrido hace 15 años, quedará prescripto. Así lo determinan los artículos 62 a 65 del Código Penal Argentino (CPA), que establece los plazos para que los crímenes caduquen. 

En Plaza Independencia, acompañando a familiares de Paola Tacacho, que marcharon en repudio a la decisión del gobernador Juan Manzur de aceptarle la renuncia al juez Francisco Pisa, sobre quien pesaban siete pedidos de juicio político por su actuación en las denuncias que hizo la joven maestra salteña contra su acosador antes de que éste la asesinara, allí frente a Casa de Gobierno, Alberto Lebbos, padre de la joven cuyo cuerpo fue hallado al costado de la ruta 341, en Tapia, se resignó a contar las horas.

“Va a prescribir la causa porque así dice el Código Penal de la Argentina. Si el sábado viene alguien y dice que es el asesino de Paulina, ni cosquillas se le puede hacer. Son las grandes falencias que los políticos no se ocupan de modificar. Un delito de lesa humanidad no prescribe y está perfecto. ¿Por qué prescribe un femicidio, una violación, los delitos cometidos por funcionarios públicos? Han usado todas las herramientas del Estado para proteger a los asesinos de mi hija”, recriminó Lebbos, con la imagen de su hija siempre a cuestas, en una pila de afiches que blande para que le vean el rostro.

Según la ley penal, si después de la medianoche de este viernes se presentara alguien y confesara ser el asesino de Paulina Lebbos, quedaría impune. Ahora bien, en el caso de los imputados y a quienes en la última sentencia por encubrimiento dictada por la Sala III del Tribunal en lo Penal se ordena investigar, al ser actualmente y haber sido algunos de ellos funcionarios públicos, el plazo de prescripción corre desde que dejan de formar parte de la planilla estatal.  

“Habría que ver la situación personal de cada uno de los imputados, algunos eran funcionarios públicos y la prescripción corre desde que dejaron de ser funcionarios. Los 15 años se cumplen a la medianoche, eso no cabe duda, las situaciones particulares se las puede ir analizando después de ese plazo”, explicó Emilio Mrad, abogado que representa a la nieta de Alberto Lebbos en la causa para determinar a los responsables de la muerte de Paulina.

El Ministerio Público Fiscal es el organismo que debe determinar quién llevará adelante las nuevas investigaciones al senador José Alperovich, al actual subsecretario de Seguridad, José Ardiles y a quienes se apunta como posibles autores del crimen: Sergio Kaleñuk (hijo de un ex secretario de Alperovich) César Soto (pareja de Paulina) y a Esteban Gómez (hermano de Roberto Luis Gómez, absuelto en 2019).

“Se tienen que poner a laburar. El Ministerio Público Fiscal tiene que imputarlos a Sergio Kaleñuk, a Esteban Gómez y a César Soto; ahí están las pruebas en el expediente. Kaleñuk hizo 180 llamadas por teléfono, no durmió toda esa noche (la del crimen). ¿Quién habla 180 veces por teléfono? ¿Por qué jugaban San Martín y Atlético? Ni el presidente de Boca y River hablan tanto”, fustigó el padre de la joven asesinada.

Este viernes la Plaza Independencia volverá a ser escenario de un acto en memoria de Paulina Lebbos. “Como todos los años vamos a venir a la plaza a hacer una muestra audiovisual, con radio abierta para que todas las víctimas de la impunidad cuenten lo que les pasa y vamos a hacer un acto. Depende de nosotros”, detalló Lebbos. “Le pido al pueblo que reaccionen y vengan. ¿Quién va a ser mañana la próxima víctima? Cualquiera de nosotros”, concluyó.

Fuente: eltucumano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *