“No podíamos creer lo que habíamos visto. El nivel de salvajismo de esa gente fue espantoso. Deberían encerrarlos de por vida. Le dispararon en el pecho a una criatura para robarle la moto a la madre. Es una locura lo que se vive”, dijo Ramona de Heredia, una de las vecinas que presenció el ataque que dejó agonizando a un chico de 14 años.


El hecho se produjo ayer, cerca de las 10, en un pasaje sin nombre ubicado a la altura de Torres Posse al 1.800, al sur de la ciudad. Allí funciona un hogar donde reciben ropa usada para luego ser distribuida entre las personas carenciadas de la zona. A ese lugar pretendían llegar desde Las Talitas en una moto Lorena Sánchez (46 años) y su hijo Matheo Bautista (14) para entregar una bolsa con prendas.

La mujer se detuvo en la puerta del lugar. Matheo se bajó del rodado para dirigirse al interior del local para entregar una bolsa. “De pronto aparecieron dos jóvenes en una moto y se pusieron delante de la señora. Uno de ellos bajó directamente hacia donde estaba el niño. Sin decirle nada, le disparó en el pecho. La mujer, desesperada, tiró la moto y el que hizo el tiro, se apoderó del celular de la víctima y después huyó en su moto”, relató Ramona, que nunca paró de sollozar mientras brindaba su testimonio a La Gaceta.

Los vecinos, por los gritos que propinaba Sánchez, salieron a la calle. Llamaron a una ambulancia que trasladó al adolescente al Hospital de Niños. Allí se encuentra en grave estado y los profesionales, al cierre de esta edición, no pudieron confirmar que Matheo vaya a sobrevivir a la herida que sufrió.

“En esta zona siempre ocurren robos, pero nunca nada tan grave como esto. Fueron directamente a herir al niño para que la mujer se desprendiera de la moto para robarla. ¡Son unos animales!”, se horrorizó Luciano Aráoz.

Personal de la seccional 8ª intervino en el hecho. Según informaron fuentes policiales, tendrían identificados a los autores del robo. Se trataría de dos hermanos que estuvieron toda la noche consumiendo bebidas alcohólicas y drogas en una vivienda cercana al lugar donde se desarrolló el brutal ataque.

“En el barrio todos los conocemos. Viven robando para poder drogarse sin problemas. Entran y salen de la comisaría. Espero que los atrapen rápido para que no salgan más. Y si no lo hacen, los agarraremos nosotros”, advirtió Juan Carlos Rodríguez.

Al cierre de esta edición, varios equipos de la Policía realizaban recorridos en la zona para dar con los autores del hecho. Paralelamente, el Equipo Científico de Investigación Fiscal (ECIF) trabajó en la escena para sumar evidencias en contra de los acusados.

Fuente: LG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *