El 7 de noviembre de 2020 Alberto Fernández subió las escaleras de un Gulfstream G450 matrícula LV-GTQ, se sentó en uno de sus amplios asientos y abrochó su cinturón. El destino era Bolivia y el objetivo del viaje, participar de la asunción del presidente electo Luis Arce. El traslado del mandatario al país vecino -ida y vuelta- tuvo un costo de $4.128.250, según cifras oficiales a las que accedió TN.com.ar. El vuelo se suma a otros dos que la Casa Rosada contrató durante la pandemia para el traslado del jefe de Estado al exterior con motivo de visitas oficiales.

Además de Bolivia, este año el mandatario visitó Chile y México, destinos a los que también arribó en vuelos privados. Por los tres servicios, la Casa Rosada pagó $22.186.825, según se desprende de la respuesta a un pedido de acceso a la información pública que realizó TN.com.ar. Los traslados fueron realizados por dos empresas: “Alas del fin del mundo S.R.L” y “Servicios y Emprendimientos Aeronáuticos”. Ambas firmas pertenecen a empresarios que estuvieron en la mira de la Justicia en dos causas que tocaron de cerca al exvicepresidente Amado Boudou y al exgobernador y actual embajador en Brasil Daniel Scioli.

La contratación de estos servicios abre una incógnita: por qué el Gobierno no utiliza para esta clase de viajes el Learjet 60 de la Flota Aérea de la Presidencia de la Nación, que se encuentra en “condiciones aeronavegables” tal como pudo saber este medio a través de otro pedido a de acceso a la información pública. Fuentes aeronáuticas aseguran que la nave podría ser utilizada para vuelos cortos al exterior (como el caso de Bolivia y México), aunque el traslado sería menos placentero y engorroso ya que se debería realizar una escala de reabastecimiento.

En la Casa Rosada argumentaron que si bien el Learjet 60 es seguro, “no es el más adecuado” para viajes internacionales debido a su incapacidad de tomar gran altura. Tal como contó TN.com.ar en febrero pasado, el Tango 01 tampoco está en condiciones de volar, y de hecho su mantenimiento anual le requiere al Estado otros $20.790.000.

Las mismas fuentes aeronáuticas indicaron que los valores abonados por los traslados al exterior son correctos para el mercado. “No pagó un precio excesivo, es lo que cotizan las empresas”, aseguraron a este medio. Según pudo saber este medio, en esta clase de contrataciones, en las que el Gobierno requiere el servicio con poca antelación, se lleva adelante una ponderación económica de al menos dos cotizaciones y se selecciona una de estas.

Fuente: TN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *