El Jefe de Gabinete, además, consideró un hecho positivo que “la curva de contagios, la aceleración de contagios, se haya detenido e incluso empiece a bajar”.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, remarcó que las restricciones anunciadas en la mañana por el presidente Alberto Fernández son “medidas objetivas para los lugares que están en alerta epidemiológico”, en particular el Área Metropolitana de Buenos Aires, y sobre el funcionamiento de los establecimientos comerciales no esenciales en esas zonas de país reafirmó que “los comercios van a seguir atendiendo como atienden hoy”.

En ese punto, Cafiero detalló al canal C5N que los comercios no esenciales “continúan con posibilidad de atención al público, dentro del local, con un aforo del 30%” de lo que en circunstancias normales sería la capacidad de ese local comercial, y en relación a la actividad gastronómica recordó que los negocios “sólo pueden atender en el exterior”.

Además, el jefe de Gabinete subrayó que las disposiciones que se tomarán en el DNU que se publicará en el transcurso del día tuvieron en cuenta la extensión geográfica de la Argentina, que tiene distintas realidades epidemiológicas según distintas regiones del país, lo que llevó al Ejecutivo a organizar el territorio nacional en cuatro categorías: bajo riesgo, riesgo medio, alto riesgo y alarma epidemiológica.

“En el país hay zonas, la Argentina es el octavo país de dimensiones más grandes del mundo y pretender que una medida pueda abarcar a todos no es entender la diversidad que hay en nuestro país”, afirmó en ese sentido el funcionario .

Luego se refirió a la región del país -como el conglomerado urbano del AMBA- en la que los indicadores de la pandemia son más graves: “Tenemos récord de casos, tenemos récord de muertes y de fallecimientos, tenemos que tomar medidas”, alertó.

“Vienen para adelante semanas muy difíciles”, advirtió luego en alusión al mes de mayo, la progresión que se espera de los nuevos contagios y un factor que añade complejidad, que es la llegada de las bajas temperaturas del invierno.

Sobre las perspectivas de corto plazo en materia de contagios, fallecimientos y ocupación de camas de terapia intensiva, Cafiero destacó que en las dos semanas de aplicación de las restricciones que había dispuesto el anterior DNU (241/2021, vigente hasta hoy) “algunas medidas dieron visiblemente resultado”, sobre todo, recalcó, “todo lo que tiene que ver con nocturnidad”.

Sobre ese punto, el jefe de Gabinete consideró un hecho positivo que “la curva de contagios, la aceleración de contagios, se haya detenido e incluso empiece a bajar”, un resultado que adjudicó a que “hubo un gran acompañamiento de la comunidad y de la sociedad en su conjunto” a las medidas dispuestas por el Presidente en abril y, hace quince días, para el AMBA.

Sin embargo, a la hora de hacer un pronóstico para las próximas semanas, el funcionario advirtió que “la ocupación de camas (de terapia intensiva) va a seguir subiendo” porque ese indicador “tiene un rezago”.

“De los casos (los nuevos contagios) que tienen hoy, hay un porcentaje que entre los 7 y los 10 días se agrava y termina ocupando terapia”, señaló para insistir que “las unidades de Terapia Intensiva están al límite”. “Cuando estamos arriba del 70%, en muchas clínicas y hospitales ya se está al 100%. Y aunque en otras quizá hay margen, a veces no es fácil recorrer las distancias”, advirtió.

Y en ese sentido insistió: “Se está tardando mucho en conseguir camas del sector privado, de Capital se están mandando personas al conurbano”.

Al referirse a la situación sanitaria en CABA, el jefe de Gabinete fue consultado por la postura del gobierno porteño de Horacio Rodríguez Larreta y entonces puntualizó que “no es posible que la Ciudad de Buenos Aires tenga 2600 casos por día”.

En ese aspecto, y en diálogo con El Destape Radio, Cafiero subrayó que “el Gobierno de la Ciudad subestimó el avance de la pandemia” y se basó en evaluaciones de la situación sanitaria en el distrito porteño que contenían “un error de diagnóstico”.

“En la Ciudad tenían un diagnóstico que, a nuestro entender, se contrastaba bastante. Y la aceleración que ellos proyectaban no fue la que sucedió”, les reprochó el jefe de Gabinete, tras lo cual aseguró que la polémica por la suspensión de las clases presenciales en el AMBA dispuesta por el Ejecutivo -y prorrogada nuevamente hoy- se profundizó a partir de una confusión, un equívoco, que fue motorizado por las autoridades porteñas.

“Son medidas sanitarias y no educativas, nadie hablaba de política educativa, y ellos salieron a decir que se avasallaba la autonomía y la Ciudad”, cuestionó, y en el mismo sentido agregó: “Es el tiempo de la política, no es el tiempo de la judicialización”.

Consultado por el anuncio del Presidente sobre el envío de un proyecto al Parlamento para que se vote una ley que autorice la aplicación de restricciones a partir del establecimiento de criterios específicos, Cafiero explicó que el objetivo es determinar justamente “parámetros” e “indicadores” comunes para todas las jurisdicciones.

“Con el proyecto lo que vamos a hacer es exhibir con mucha claridad cuáles son los parámetros con los que tomamos decisiones, cuáles son los indicadores de los que nos valemos para tomar decisiones. Queremos que eso vaya al parlamento, que se debata y que se discuta, y que si se quieren agregar otros parámetros, otros indicadores que quizá nosotros no hemos visto, bienvenidos sean, pero que se debata democráticamente”, argumentó.

Por último, en relación a unas declaraciones de la titular del partido PRO, Patricia Bullrich, al mensaje presidencial, Cafiero contestó: “No voy a adjetivar ni mucho menos, acá hay dirigentes políticos que están jugando a la política con la pandemia, que están buscando un efecto electoral con la pandemia, con la angustia de la gente”, replicó con una frase en la que además atribuyó a Bullrich y al sector más intransigente del macrismo la intención de “buscar enojar más a los enojados”.

Cafiero incluso aseguró que ante el agravamiento de la pandemia hay dos tipos de conductas de la dirigencia política: por un lado están, diferenció, “los que le dicen a la gente lo que quiere escuchar” mientras que otros, y en esa categoría incluyó al Gobierno y al jefe de Estado “están tomando medidas para salvar vidas”.

Fuente: Télam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *