El jefe de la Unidad Regional Este, Walter Fabio Ferreyra, relató las tareas realizadas por la fuerza para combatir el fuego. “El incendio se originó en la localidad de Piedrabuena (Departamento Burruyacu), producto de las ráfagas de viento, ya que allí hay muchas fincas de trigo seco que estaba para cosechar. De esta manera se propagó el incendio hacia Las Cejas (Departamento Cruz Alta)”, relató Ferreyra. Por este motivo, el Comite de Emergencias de la Provincia coordina diferentes acciones para controlar las llamas.
“Gracias a Dios están controladas ambas situaciones, la de Piedrabuena y Las Cejas. En Las Cejas no afectó viviendas ni establecimientos educativos. En Piedrabuena, en tanto, hubo un criadero porcino que fue afectado por las llamas. Pero en las viviendas no hubo ningún tipo de daño”, contó Ferreyra.

“En general la situación está controlada, con un importante trabajo del personal de Bomberos de la Policía, personal de Las Cejas, de Jefatura de la Zona 2, de Infantería, Bomberos de Tafí Viejo, y pobladores que están colaborando al igual que el personal de las fincas”, concluyó el jefe policial.

Por su parte el titular de Defensa Civil de la provincia, ingeniero Fernando Torres, confirmó que se coordinó la atención de seis focos de incendios en territorio tucumano. El fin de semana estuvieron y ayer trataban de apagar el fuego en el Valle de la Ciénaga, zona entre Tafí del Valle y Anfama; y ayer debieron atender además incendios en La Cocha, hacia la zona de montes; en San Pedro de Colalao, Trancas; en Ranchillos y en Bella Vista.

Consultado sobre el origen de los incendios, Torres resaltó que en la mayoría de los casos de los últimos años tienen que ver con la inconducta humana, pero que en el caso de Cruz Alta, no tuvieron tiempo para terminar de investigar.

Fuente: Contexto Tucumán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *