Por caminos distintos llegaron una y otra vez al mismo lugar: así fue la relación entre Natación y Tucumán Rugby a lo largo del Anual tucumano 2021
En este inédito formato competitivo de transición que adoptó el torneo había tres finales posibles, y curiosamente las tres los habrán tenido de protagonistas: primero la del Apertura, luego la del Clausura (hace apenas dos semanas) y el próximo fin de semana definirán al campeón de la temporada en la del Reducido.
Más pruebas no hacen falta para concluir que se trata actualmente de los dos mejores equipos del rugby tucumano.
En el clásico de la zona oeste, Tucumán Rugby volvió a derrotar a Universitario, esta vez sin el monólogo que había resultado el duelo de cierre clasificatorio del Clausura, pero también de manera contundente.
Otra vez, como a lo largo de estos últimos dos meses, el “Verdinegro” salió a morder el cuello y antes de los 20 minutos del primer tiempo ya ganaba 21-0 con los tries de Miguel Barrera, Matías Sauze y Evaristo Paz, convertidos por Jorge Domínguez. La “U” reaccionó y generó chances, pero no supo aprovecharlas como sí lo hizo su rival, a excepción del try de Tomás Vanni. De haber afinado la definición en el complemento podría haber torcido la historia, pero no hubo caso. Ignacio Pascal y Santiago Paz Posse sellaron el 38-17 y el pase a la siempre ansiada final.
Mucho más peleada estuvo la otra llave, entre Natación y Cardenales.
El “Blanco”, afectado por las ausencias de varias de las figuras que lo llevaron a ganar el Apertura, está esforzándose al máximo para llegar al final de la temporada, y por eso le costó muchísimo vencer a un “Purpurado” que llegó a tener el triunfo en la palma de la mano.
En un partido trabado, como cabía esperar de dos equipos con defensas tan duras, el tablero se movió principalmente por los aciertos a distancia de los pateadores. “Nales” llegó a sacar una cierta ventaja en la segunda parte, y cerca del final tuvo la chance de pedir palos estando 23-19 arriba, pero eligió ir al line y no prosperó. Al final, Natación asestó el golpe final casi sobre la chicharra, con el try de Abel Figueroa y la conversión de Santiago Rodríguez, para darlo vuelta y ganar 26-23.
Un final increíble, que dejó a los de Barrio Sarmiento con la sensación de que habían dejado escapar el pase a la final, y a los del Parque con el alivio de saber que el año aún no ha terminado, y que el próximo fin de semana tendrán una oportunidad de enterrar el mal recuerdo que dejó la final del Clausura.
Eso sí: tendrán que jugar un partido mucho más estratégico que aquella vez para tener chances concretas de vencer a un Tucumán Rugby que prácticamente no perdona errores.

Fuente: Radio Rivadavia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *