Es una medida de la Secretaría de Energía, que apunta mantener fijos los valores para evitar que las empresas distribuidoras reclamen aumentos durante la etapa de mayor consumo eléctrico.

Las tarifas son un tema delicado para el Gobierno, que acotó al mínimo los aumentos de este año con el objetivo de controlar el impacto sobre la inflación. En el verano, la energía eléctrica aumenta porque la demanda se incrementa. Para evitar que las empresas le reclamen una actualización de tarifas, la Secretaría de Energía congeló el precio mayorista de la electricidad entre noviembre de 2021 y abril de 2022.

A través de la resolución 1020 publicada en el Boletín Oficial, les garantizó a las distribuidoras que no les cobrará un precio más alto del que les viene facturando. Así, evitará que empresas como Edenor, Edesur y Edelap le reclamen subir las tarifas durante el verano.

El costo de generación de la energía representa alrededor del 40% del valor final de la factura, ya que las distribuidoras no puedan trasladarlo directamente a sus usuarios. Las diferencia entre lo que figura en las boletas y el costo real se reparte entre los subsidios que aporta el Estado y la parte que absorben las empresas.

La segmentación de tarifas, todavía pendiente

El congelamiento del precio mayorista de la electricidad le dará tiempo al Gobierno para avanzar en la segmentación de tarifas que impulsa el Ministerio de Economía. La idea de la cartera que conduce Martín Guzmán es redirigir los subsidios a la energía para que lleguen a los sectores más vulnerados de la sociedad. En cambio, los usuarios que están en mejores condiciones económicas verían incrementos en sus tarifas.

El trabajo de segmentación está en marcha desde hace varios meses, pero avanza lentamente. En el tramo final de la campaña electoral, la candidata bonaerense por el Frente de Todos Victoria Tolosa Paz, anticipó que a fin de año estará lista la segmentación y el Gobierno podrá avanzar en quitar subsidios a la luz y el gas. “Tenemos que corregirlo, como dice Alberto Fernández. Los subsidios a las personas que no los necesitan, son un gasto doblemente innecesario”, dijo la candidata.
Leé también: La paradoja argentina: el país importa energía a precio internacional y permite que los vecinos del Mercosur llenen el tanque con una de las naftas más baratas de la región
No es la primera vez que la candidata se refiere a la cuestión tarifaria. En septiembre ya había propuesto la creación de un registro único de titulares de servicios públicos. A través de ese instrumento, los prestadores tendrán que identificar a los usuarios para facilitar al Estado el cruce con otros datos disponibles, de modo tal de determinar si el usuario necesita o no un subsidio.

En los considerandos de la Resolución 1029/2021, la Secretaría de Energía hizo referencia a la necesidad de seguir avanzando en la segmentación de usuarios en cuatro grupos: residenciales; demandas menores a 300 kW –No Residencial–; demandas mayores a 300 kW; y demandas mayores a 300 kW de “Organismos y Entes Públicos que presten Servicios Públicos de Salud y Educación.

Un único ajuste de tarifas en 2021

Este año las tarifas de electricidad tuvieron un único aumento, de 9%, que rigió desde mayo. El ajuste fue resultado de las discusiones entre Guzmán y el secretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo. El titular del Palacio de Hacienda pretendía incrementar las tarifas en una proporción mayor, de modo de disminuir la carga de los subsidios.

Basualdo, por el contrario, quería un único aumento, inferior al 10%. La tensión escaló y Guzmán le pidió la renuncia al secretario, que resistió en su cargo apoyado por al ala dura del kirchnerismo. Finalmente, primó la visión de Basualdo y las tarifas solo subieron 9%.

Fuente: TN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *