Entre diciembre y enero llegará un importante número de aumentos en servicios e impuestos. El detalle de las subas que ya están definidas
En los meses de diciembre y enero el bolsillo de los argentinos deberá enfrentar el embate de numerosos aumentos que impulsarán otra vez a la suba el índice de inflación. A continuación, el detalle de las subas confirmadas hasta el momento.
Monotributo
Los aportes de los monotributistas subirán casi 53% a partir del 2022, lo que sumará presión al bolsillo en un escenario de alta inflación.
En la misma proporción se incrementarán los topes de facturación de cada categoría.
El aporte se ajustará desde enero según el incremento acumulado por las jubilaciones en el 2021, que arrojó 52,6%, consignaron fuentes oficiales.
Ese es el nivel de suba que se les debería aplicar a los valores de facturación admitida en cada categoría.
Lo mismo aumentarán los importes correspondientes al componente impositivo y los aportes al sistema previsional y a la obra social, en los casos que corresponda.
Prepagas
Ya está aprobado un incremento en las cuotas de la salud privada del 9% a partir del 1 de enero de 2022. De esta forma, las prepagas terminarán por ajustar sus cuotas en un 61,04% en menos de un año, de marzo de 2021 a enero de 2022.
Peajes
En cuanto a las autopistas, la audiencia pública se hará el 22 de diciembre y la suba comenzará a regir a partir del 7 de enero en las trazas de la autopista Illia, 25 de Mayo, Perito Moreno, Alberti y el Paseo del Bajo, esta última exclusiva para el tránsito pesado y micros de larga distancia.
Tarifas de luz y gas
En otra señal del viraje de las políticas económicas el Gobierno, el secretario de Energía, Darío Martínez, afirmó este jueves que la segmentación de tarifas se empezará a implementar «en los primeros meses» del año próximo, lo que implicará una quita de subsidios a algunos sectores.

Destacó que será una herramienta que quedará instalada para las gestiones que vengan en la Argentina.
El Gobierno busca reducir los subsidios a la energía en aquellos hogares que estén en condiciones de afrontar las subas.
Con ese objetivo, ya pidió a las distribuidoras que se corrijan errores en los datos de las personas que figuran como contratantes del servicio, cuando en realidad los habitantes de las propiedades son otras personas. Serían más de un millón en el caso de la electricidad.
La baja de subsidios permitirá mejorar las cuentas públicas, una condición que el FMI exige para poder encaminar un acuerdo.
«El año que viene se va a empezar a implementar. Esperemos que sea lo antes posible, en los primeros meses, pero no podría definir una fecha, porque estamos en ese esquemas de elaboración», resaltó Martínez.

Fuente: Perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *