La Fiscalía de Instrucción en Homicidios y Delitos Complejos de esta ciudad citó a Irene Benito, periodista que cubre judiciales para La Gaceta y al abogado Francisco García Posse, ex presidente del Colegio de Abogados de Tucumán (C.A.T.); ambos deberán declarar como imputados en una causa en la que se investiga un presunto fraude a la entidad profesional.
La medida está dispuesta para el día 21 de diciembre, “bajo apercibimiento de ser conducida por la fuerza púbica en caso de incomparecencia injustificada”, según reza la notificación del Poder Judicial. La Fiscalía consideró que existen elementos de convicción suficientes para sospechar la participación de los citados en los hechos investigados.
La denuncia inicial
La causa N° 55189/20 fue iniciada por denuncia del abogado Alfredo Falú del 24 de noviembre de 2020 y se enmarca en una presunta defraudación al C.A.T. 
La denuncia señala que “Aprovechándose de su condición de Presidente del Colegio de Abogados de Tucumán, el denunciado Francisco Ramón García Posse habría dispuesto el pago de la suma de treinta mil pesos ($30.000) el 03.12.2015 a Giselle Irene Benito de la cuenta ‘fondos a rendir diversos’ de la entidad profesional, y que corresponderían al anticipo por un supuesto libro que no apareció a la fecha, lo que ocasiona un perjuicio económico a la citada entidad profesional”.
“El libro en cuestión, debía presentarse en junio de 2016 como parte de los festejos del Bicentenario de nuestra Patria. Sin embargo, nadie lo reclamó ni pidió la devolución del dinero (equivalente a U$S 3.000 de entonces), y luego de radicada la denuncia hicieron aparecer más de 4 años tarde unos apuntes o fragmento del trabajo comprometido, que podrían haber hecho a las apuradas para intentar atenuar las responsabilidades. Recordamos que la propuesta de trabajo inicial incluía 20 capítulos, y lo presentado sería solo 1 (breve diccionario de palabras)”, señaló Falú.
El letrado señaló que al tratarse de una contratación inédita, de una obra carente de interés, que nunca se reclamó, elaborada por quien no está matriculada, sin un previo estudio de mercado ni concurso, que no fue presentada en término ni luego en forma, y por la que se pagó un importante anticipo que estaba oculto contablemente, “y por el que Benito extendió factura recién unos 4 años más tarde después ante un reclamo de la nueva tesorera, y cuya devolución tampoco se reclamó jamás, llevan a la sospecha que en realidad se estaba pagando otra cosa con el dinero de los letrados”, explicó el abogado.

Una de las presentaciones de Falú puntualiza que “todo empieza a tener sentido si se repara en que la periodista contratada cubría las noticias judiciales de La Gaceta. Y está acreditado en autos el claro favorecimiento que hizo Benito en La Gaceta sobre la persona de García Posse y sus amigos y socios (se menciona al Dr. Arnaldo Ahumada), y a través de ellos, de sus clientes, mediante distintas notas en las que incluso llegó a falsear descaradamente los hechos objetivos para perjudicar a los ocasionales adversarios de dicho grupo, como es el caso del suscrito (me remito a las publicaciones adjuntas de los casos Teves, Mayol  o Pedicone). En consecuencia, resulta evidente el intercambio de favores que habrían estado haciendo entre Benito y García Posse, éste último con dineros del Colegio de Abogados de Tucumán, que resultó perjudicada económicamente”.
Las defensas de los imputados
Recordamos que mientras García Posse era asistido por el Dr. Mario Salvo, sostenía que la denuncia era una fábula, y que no él sino el Consejo Directivo del C.A.T. había dispuesto la contratación de Benito para la redacción de un libro de estilo; mientras que la periodista, asistida por el Dr. Patricio García Pinto, aludía que se trataba de un ataque a la libertad de prensa.
Las nuevas pruebas en la causa
Con las recientes “caídas” del oficialismo histórico del C.A.T. (lista Moreno-Alberdi-Belgrano) y cambio de autoridades, salió a la luz un cruce de mails entre García Posse y Benito de los que surge que entre ellos acordaron lo relativo al “libro de estilo”, y que el Consejo Directivo se limitó a aprobarlo al día siguiente de haber recibido García Posse de modo personal la propuesta de trabajo de Benito.
En los mencionados correos, la periodista trata de “Pancho” al entonces representante de los letrados y le propone arreglar los aspectos económicos de la contratación “en el ámbito de una comida relajada”, además de agradecer la confianza.
Teniendo en cuenta los nuevos elementos incorporados en la presente causa, que echarían por tierra los descargos de los denunciados, la Justicia dispuso la citación de Benito y García Posse al considerarlos sospechosos de fraude en perjuicio del C.A.T.
Esta citación, que trascendió en las últimas horas, causó fuerte repercusión en el medio judicial.
Click en el enlace para acceder al archivo completo.
https://drive.google.com/file/d/152SeP5hdPJXkD6cOfoVhmM_Gk7O-fPcd/view?usp=sharing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *