Debía actualizarse este miércoles, lo que habría provocado subas de hasta un 2% en las naftas.

Con el objetivo de evitar una nueva suba en el precio de los combustibles lo que habría disparado la inflación, el Gobierno de la Nación decidió postergar hasta marzo la actualización del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y al Dióxido de Carbono (IDC).
Estos gravámenes debían aumentar a partir de este 1 de diciembre y habrían tenido un impacto directo sobre el valor de las naftas y el gasoil en los surtidores.
Los detalles se publicaron en el Boletín Oficial, a través del Decreto 820/2021  por el cual se postergan la actualización de dos impuestos a los combustibles que sucede de forma trimestral de acuerdo al Índice de Precios al Consumidos (IPC) que mide el Indec, y que establece que “los incrementos en los montos de impuestos precitados derivados de las actualizaciones correspondientes al primer y segundo trimestres calendario del año 2021, surtirán efectos para la nafta sin plomo, la nafta virgen y el gasoil a partir del 1° de marzo de 2022”.

En el documento, desde Nación destacan que «las medidas instrumentadas hasta la fecha y con el fin de asegurar una necesaria estabilización y una adecuada evolución de los precios, resulta razonable postergar para la nafta sin plomo, la nafta virgen y el gasoil los efectos de los incrementos en los montos de impuestos».

La medida ya haía sido adelantado por la Secretaría de Energía, desde donde se explicó que la actualización de estos impuestos iba a tener un impacto sobre los combustibles de un 8% para las empresas, lo que representa un incremento del 2% en el precio final que pagan los consumidores en las estaciones de servicio.

Fuente: Perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *