El acusado declaró que actuó en respuesta a amenazas y disparos que la víctima y su amigo realizaron contra su vivienda. Para la Fiscalía, el homicida actuó como represalia por un enfrentamiento que mantenía con el padre del joven que estaba junto a la víctima.
Cesar Andrés Quiroga (46 años) reconoció ser el autor del disparo mortal que terminó con la vida de Lisandro Bravo (20), el joven cantante asesinado en barrio San Cayetano, en Eugenio Mendez y Fleming, el pasado domingo.
La confesión se dio en el marco de una audiencia tras la aprehensión de quien era, hasta ese entonces, el principal sospechoso. El relato de Quiroga justifica su accionar al narrar que el disparo fue producto de amenazas que Bravo y Nahuel Brito, amigo de la víctima, realizaban a su casa con armas de fuego, llegando a realizar, según el propio Quiroga, disparos contra su vivienda.
La fiscalía manifiesta que los chicos no estaban armados, que Quiroga lo mató en cumplimiento de una amenaza previa porque el “enfermero” y Nahuel Brito ya tenían una enemistad.El caso es investigado por la Unidad Fiscal de Homicidios I, a cargo del fiscal Ignacio López Bustos. En la mañana de este martes 07 de diciembre, el auxiliar fiscal Lucas Manuel Maggio, lo acusó por el delito de homicidio agravado por uso de arma de fuego. Maggio pidió en su contra la prisión preventiva por seis meses, con el fin de cautelar el proceso antes del juicio. El juez resolvió aceptar el pedido de medidas de coerción por parte de la Fiscalía.
Según se supo, Quiero trabajaba en el Sistema Provincial de Salud pero no ejerce como enfermero dentro del rubro sanitario. Al momento de ser aprehendido el acusado, se secuestraron un arma de fuego, calibre 9mm, marca Bersa TPR 9, un cargador color negro metálico y quince proyectiles 9mm.
Los hechosEn la madrugada del domingo pasado, cerca de las 04:00 horas, Bravo y un amigo regresaban desde un kiosco a un domicilio de calle Eugenio Méndez al 200, a donde habían asistido a una fiesta. Al llegar a calle Fleming, se les aproximaron dos sujetos en motocicleta.Mientras, de un domicilio salió Quiroga. Ante esta situación, los dos jóvenes escaparon corriendo, circunstancia en la que Quiroga les apuntó y les disparó, impactando un proyectil en Bravo, provocándole lesiones que le causaron la muerte.

En la madrugada del domingo pasado, cerca de las 04:00 horas, Bravo y un amigo regresaban desde un kiosco a un domicilio de calle Eugenio Méndez al 200, a donde habían asistido a una fiesta. Al llegar a calle Fleming, se les aproximaron dos sujetos en motocicleta.
Mientras, de un domicilio salió Quiroga. Ante esta situación, los dos jóvenes escaparon corriendo, circunstancia en la que Quiroga les apuntó y les disparó, impactando un proyectil en Bravo, provocándole lesiones que le causaron la muerte.

Fuente: Los Primeros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *